alert("Mail: fmradionoticias@gmail.com | Whatsapp y SMS al 3878506500"); Carta Pastoral en ocasión de la Fiesta de San Ramón | Radio Noticias

Inicio , � Carta Pastoral en ocasión de la Fiesta de San Ramón

Carta Pastoral en ocasión de la Fiesta de San Ramón


  El Obispo de la Diócesis de la Nueva Orán Marcelo Colombo emitió una carta pastoral dirigida a todos los feligreses de los departamentos de Orán, Iruya, Santa Victoria, San Martín y Rivadavia, un discurso enmarcado en el conflicto del ingenio San Martín del Tabacal. Estas son sus palabras:

Queridos hermanos y hermanas de la Diócesis de la Nueva Orán,

Queridos hombres y mujeres de buena voluntad de nuestra región,

“¡La Paz esté con Uds.!” Era el saludo de Jesús resucitado, un deseo del corazón eneroso del Señor, con toda la fuerza dela Pascua, para expresar la presencia de Dios en la vida de los que salían a su encuentro. Así me gusta saludarlos en este tiempo tan particular, donde transitamos horas difíciles mientras celebramosla Novena a San Ramón, patrono de nuestra diócesis. No les puedo ocultar mi tristeza por los acontecimientos que vivimos, por el sufrimiento de tantos hermanos nuestros, así como mi perplejidad por la falta de resolución del conflicto del Ingenio. Los días fueron pasando y todavía no se avizora la finalización de este grave problema que nos afecta en lo humano, lo familiar, lo social y lo económico. Como Iglesia diocesana, intentamos en mi persona, acercarnos para expresarles a las partes, sindicalistas y directivos de la empresa, nuestro deseo de dar una mano en la búsqueda de una solución. Fuimos bien recibidos por ambos sectores e incluso se nos agradeció nuestra propuesta y acercamiento.

Los acontecimientos del sábado 25, fueron muy tristes y dolorosos. En todo momento estuvimos presentes en el lugar de los hechos, en la persona del párroco y sus colaboradores inmediatos, para no dejar como Iglesia nuestro lugar de apoyo a la vida de todas y cada una de las personas en conflicto. No dejamos de tener la esperanza que este conflicto se resuelva cuanto antes, y sobre todo, que las familias afectadas recuperen su fuente de trabajo. Uds. nos conocen y saben cuánto se preocupa esta Iglesia dela Nueva Oránpor la vida de sus pobres. Se nos ha reconocido inclusive, en estas horas, que hayamos tenido una palabra de mesura en momentos de desborde y de peligro de prevalencia de intereses sectoriales.

“¡La Paz esté con Uds.!” vuelve a decirles mi corazón. La convicción de que somos hermanos, tantas veces rezada, cantada, celebrada, no puede caer ante los desbordes de la violencia o el predominio de la fuerza y la provocación. Los cristianos somos hermanos aún en momentos de conflicto. Jesús nos ha unido en su entrega y participamos de esta condición que no podemos olvidar, silenciar o ensuciar. No podemos pedirles esta comprensión a los ideólogos de la muerte y de la desmesura, que urden siempre trampas nuevas para enfrentar a los hombres. Pero sí, como pastor, quiero expresarles a Uds., el querido Pueblo que el Señor me ha confiado, mi voluntad para que trabajemos en función de esa condición de hermanos y no nos dejemos despedazar por las circunstancias. En todo caso, es por esa misma fraternidad, y el valor que nos debemos a cada uno, que no tenemos que bajar los brazos en la defensa responsable y pacífica, perseverante y eficaz, de nuestros derechos, de todos los derechos, de los derechos de todos. El que quiera sacar ventaja de este conflicto, sea dirigente político, sindicalista o empresario, se equivoca fiero. Sólo puede prevalecer la vocación al diálogo y el entendimiento, que no significa en modo alguno abandonar los justos reclamos.

“¿Llegará la paz?, ¿Se solucionará el conflicto?”, me preguntan muchos. Mi condición de hombre de fe me alienta a decirles que sí. Pero sólo puede conseguirse la paz sobre la base de la justicia y la verdad, y eso implica, trabajar a fondo en acuerdos duraderos que lleven a superar este conflicto y evitar los que pudieran venir. Como he dicho machaconamente en estos días, no podemos seguir emparchando, porque cada remiendo cede ante su propia inconsistencia. Se trata de encontrar una solución definitiva al conflicto que se suscita.

Pero además, nos queda la pregunta sobre la economía de nuestra región, la necesidad de hacer rendir los recursos que Dios nos ha dado, para no ser dependientes, aunque sea en parte, del monocultivo, de una sola empresa y sus vicisitudes. Esto significará un nuevo desafío para nuestras autoridades, para ayudarnos a diversificar las posibilidades económicas de esta parte de Salta.

“… recobren su vigor las manos que desfallecen y las rodillas que flaquean…” (Hb. 12,12). No es una formalidad pedirles a nuestras comunidades y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, de cualquier credo, que recen. No se trata ni siquiera de un recurso espiritual para soslayar responsabilidad alguna. Se los pido convencido de que Dios puede tocar los corazones y abrir puertas infranqueables. Pero también me asiste la certeza, que esta ayuda del Señor, no limita ninguna libertad ni fuerza ningún proceso de verdad, justicia y paz, que sólo los hombres, con coraje, creatividad, y generosidad, puedan alcanzar.

San Ramón dela Nueva Orán, 26 de agosto de 2012.

Etiquetas: ,

1 comentarios to "Carta Pastoral en ocasión de la Fiesta de San Ramón"

  1. Anónimo Comentó:

    la Iglesia deberia involuclarse un poco mas en las cuestiones de fondo...es sencillo manifestarse detras de un atrio y dejar que las cosas sigan pasando. en especial ese tal colombo.

Tu Opinión Vale

Muchas gracias por tus comentarios. Si tu mensaje lo amerita nos pondremos en contacto contigo, por lo que te rogamos nos dejes alguna forma para hacerlo.
Muchas Gracias

La Dirección